Blefaroplastia 2018-02-28T18:08:04+00:00

Descripción del tratamiento

Dentro de los procesos de envejecimiento los de la región periocular son los que se dan más tempranamente. Los primeros signos son la aparición del llamado surco de las lágrimas, que se continúa en la diferenciación notoria del parpado inferior de la mejilla, las famosas ¨patas de gallo¨, la protrusión o abultamiento dado por las bolsas grasas palpebrales y la piel redundante tanto del parpado superior como inferior (dermatochalasis). A estas alteraciones pueden acompañar la caída de la cola de la ceja (dando una mirada triste), la ptosis o caída del parpado superior por laxitud del musculo elevador del parpado superior y la falta de tensión del parpado inferior que puede provocar desde ojo seco hasta lagrimeo constante.

La blefaroplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos que busca rejuvenecer los párpados y la región periocular. En la mayoría de los casos se realiza por razones estéticas, pero en algunas oportunidades se puede realizar por motivos funcionales ya que la caída de la piel de los parpados puede ocasionar una disminución del campo visual.

El objetivo de la blefaroplastia es devolver al párpado un aspecto más juvenil, manteniendo los rasgos propios de cada persona, manteniendo un aspecto natural, evitando cicatrices visibles y protegiendo la salud ocular. Actualmente la tendencia en este tipo de cirugías es ser menos invasivas, menos resectivas abordando todas las áreas en el envejecimiento orbitario, no solamente retirando piel y bolsas redundantes evitando el ojo cadavérico o vacío y las mal posiciones palpebrales.

Las cicatrices van a estar ubicadas a nivel del pliegue del parpado superior y en la línea que se encuentra por debajo de las pestañas en el inferior. La cirugía consiste en extraer la piel excedente de ambos parpados, las bolsas palpebrales. En el caso de presentar surcos muy marcados se puede complementar con el lipoinjerto de los mismos para dar frescura a la mirada. Cuando se presenta una caída de las cejas elevar las mismas a su posición original. Tensar el parpado (cantopexia) que se encuentre sin tensión y plicar el músculo elevador del parpado superior en los pacientes que tengan los parpados caídos.

En los casos de pacientes jóvenes que presenten bolsas pero no piel en exceso se puede realizar la blefaroplastia transconjuntival que realiza las incisiones a través de la conjuntiva del ojo sin dejar cicatriz en el parpado inferior.

El procedimiento se puede realizar con anestesia local o acompañado de sedación. En el postoperatorio el paciente puede presentar edema o equimosis (moretones) que mejoran con el pasar de los días. Los puntos se retiran a los 5 días pero la recuperación completa suele darse alrededor de los 3 meses posteriores a la cirugía.

Las complicaciones de la blefaroplastia son raras pero pueden presentarse. Las más graves e infrecuentes son aquellas que pueden afectar a la visión y a la superficie ocular, la retracción del párpado, o la infección. Menos graves, aunque más frecuentes, son las ligeras asimetrías, la corrección insuficiente de la piel o las bolsas.

¡Solicitá una entrevista!

¿Cómo nos conociste?

Mensaje

Otros tratamientos faciales

¡Hola! Soy Luli, la secretaria de la Dra. Vergani ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by